Volver a página principal

Clientes

Acceso clientes
Alta clientes
Por qué ser cliente

Feromona

Principal
Qué es
Cómo actúa
Comprar feromona

Nutrición

Abonos
Necesidades nutrición

Riesgos Laborales

Principal
Servicios ofertados
Solicita información
Qué necesitas

El Tiempo

Predicción
Estación Meteorológica
Antena Geoestacionaria
Niveles de Polen
WebCam
Red de estaciones
Descarga del tiempo
Cabañuelas 2013/2014
Mapas
Modelos
Radares
Sismología
Astronomía
Cambio Climático
Huracanes y Tornados
Oceanografía
Radiosondas
Tipos de nubes

Descargas

Seguimiento de fincas
Carteles
Vídeo

Información

Quiénes somos
Contacte
+ Noticias

Feromona: Qué es

Cómo utilizarlas

Las mariposas hembras, de muchos insectos liberan sustancias al aire, para atraer a las mariposas machos de su especie, y así copular y perpetuar su especie. Las feromonas nos permiten realizar un control selectivo de los insectos que sean convertido en una plaga y reducir sus poblaciones, con la consecuencia, que se reducirán los daños; de esta forma no destruimos ni aniquilamos los insectos beneficiosos que de forma natural habitan nuestras plantaciones.

En la actualidad, Nutesca S.L. le proporciona el material y los conocimientos necesarios para poder controlar plagas de Euzophera Pinguis (Haw), de una forma sencilla, barata y, por encima de todo, muy eficaz. Además, trabaja activamente y fomenta la investigación de técnicas semejantes que puedan ser utilizadas para otro tipo de parásitos que afectan al olivar, principalmente, y cualquier otro tipo de producción agrícola.

Qué es la Euzophera Pinguis

La Euzophera Pinguis (Haw) es un lepidóptero que causa la muerte a olivos jóvenes y disminuye la producción en plantaciones adultas. Se considera la tercera plaga en el olivar español. En su estado de larva, se sitúa dentro del tronco del olivo, a una profundidad de 4-5 mm, siendo casi imposible llegar a ella con tratamientos químicos. Sólo es vulnerable cuando se conoce su ciclo biológico y se determina el momento de la puesta de huevos, la cual se lleva a cabo en el exterior de la galería.

Daños habituales

La Euzophera Pinguis dirige sus ataques principalmente hacia árboles vigorosos. Los primeros indicios visibles que presenta un árbol atacado no son aparatosos, y no se advierten desde el primer momento. En general, la única referencia que tiene un agricultor antes de observar las primeras ramas secas es la visualización de las larvas en los cortes de las ramas que quedan al descubierto durante la poda, o en las heridas provocadas en el desvaretado.

Los síntomas más relevantes e inmediatos son:
  • Presencia de fisuras y abultamientos en la corteza, debidos a la existencia de galerías excavadas por la larva que impiden el flujo de savia.
  • La existencia de glomérulos exteriores de color marrón unidos por hilos de seda. Son debidos a la acumulación de deyecciones y serrín extraído por la larva, que se va acumulando en la entrada de la galería. Esto impide la entrada de la luz y de enemigos naturales de la larva E. Pinguis. Para su reconocimiento no hay más que levantar la corteza en los puntos que observemos la presencia de dichos cúmulos de material de desecho y seguir excavando a lo largo de la galería hasta la localización de la larva o pupa.
  • La pérdida de coloración de las hojas localizadas en las ramas atacadas por el insecto. Este síntoma es especialmente agudo en los extremos de las ramas más altas, aunque a medida que se va desarrollando el ataque se puede observar en el resto del árbol.
  • Fuerte defoliación en las ramas ya infestadas, que generalmente da lugar al secado de la rama y si se trata de árboles jóvenes puede provocar la muerte del olivo. La mortandad es muy alta en olivos jóvenes comprendidos entre los 4 a 10 años.




Salvo en los meses de invierno, podemos encontrar esta plaga en cualquier época del año, en todos y cada uno de sus estadios: larva, mariposa, huevos y adultos a la vez; por lo que es muy difícil, establecer un plan de actuación contra ella. Además, se desarrolla en función de la temperatura ambiental, por lo que zonas olivareras de Córdoba y Málaga se encuentran actualmente pobladas todo el año de este lepidóptero, al haberse eliminado los enemigos naturales por el uso masivo e incontrolado de pesticidas.

Causas del aumento de poblaciones

La eliminación de otros cultivos y la roturación de vegetación ha provocado una grave ruptura de la biodiversidad; una de las consecuencias de esta actuación ha sido la eliminación de la competencia natural para los insectos fitófagos, entre las diferentes especies de plantas huéspedes.

Durante las últimas décadas, el método casi exclusivo en el control de plagas ha sido la utilización masiva de pesticidas.

Depredador de E. Pinguis
(Vídeo)

Depredador de E. Pingui

Ausencia de
cubierta vegetal

Presencia de
cubierta vegetal

Aunque ya hace años que se describió el ciclo estacional de este insecto, es imposible establecer fechas concretas para cada uno de los estados por lo que pasa ese pirálido. La temperatura ambiental marca las fechas de vuelo de los insectos y además podemos encontrarlos en los troncos de los olivos euzophera en varios estadios (larvas, pupa ..) a la vez.

Ciclo Estacional de Euzpera Pinguis en la provincia de Jaén

Tratamiento adecuado

Por todo lo visto, habrá de recurrirse al uso de trampa cebada con feromona sexual de este insecto para conocer de forma fiable la curva de vuelo de cada año y parcela de olivos en que tengamos indicios. No podemos hablar de generaciones en el caso de Euzhopera Pigüis (Haw), sino de curvas de vuelo para determinar el número de machos de esta especie y estimar los daños económicos que en cada momento se pueden presentar.

Según ensayos realizados, la capacidad de vuelo de este insecto es pequeña, por lo que se debe evitar extrapolar la capturas obtenidas en una zona de olivar concreta al resto de la finca, lo cual viene siendo práctica habitual para el seguimiento de poblaciones de otras plagas. Se debe poner al menos una trampa con su feromona correspondiente por hectárea para conocer la población de insectos, siempre y cuando tengamos indicios de daños palpables en años anteriores.

En la práctica, se pueden utilizar dos tipos de trampas:
  • Trampas Delta: Más ecómica y de fácil utilización, aunque tiene el inconveniente de saturarse muy pronto.

  • Trampas Funel: Más caras, pero no llegan a saturarse debido a su gran capacidad .